José María González reflexiona sobre la necesidad de definir un modelo de negocio y una estrategia en los entornos empresariales.

En una de las cartas que le escribe, le dice Séneca a Lucilio: «Cuando no se sabe dónde se va, ningún viento es favorable».

La actividad en los pasillos volvía a ser trepidante, caras alegres por el reencuentro en las oficinas se cruzaban con otras más esquivas, quizá por el miedo aún presente. A las 11 horas de la mañana del lunes estaba convocada la reunión del Equipo Técnico (Director de Sistemas, Director Comercial, Director de Administración y Director de Operaciones) designado por el Director General con los responsables de integración del CRM con el ERP y una herramienta de BI como base para poner en marcha una futura iniciativa de Machine Learning.

La reunión se calentaba y no por la temperatura veraniega que la acompañaba. Acababa de llegar el Director Financiero, no convocado en la reunión, con el informe de los gastos directos del proyecto no contempladas en la inversión inicial.

Director Financiero. «Sé que no me corresponde participar en esta reunión, pero esta tarde tengo reporte de control económico con el Director General y ya sabéis cómo se pone con las desviaciones de presupuesto».

Director de Sistemas. «Disponemos de muy poco tiempo para atender a estos implantadores y no son precisamente estos temas los que ayudan a que avance el proyecto. El Director General ya pidió explicaciones el mes pasado acerca de los retrasos identificados en el Project».

Director Comercial. «Sabéis que nos jugamos la cuenta de resultados con la venta online y eso es una apuesta de facturación de la empresa. Realmente no sé si debemos parar esta reunión, y no precisamente por una cuestión de presupuesto, sino porque el Departamento de Producto Online requiere la presencia de los Responsables de Comunicación: las campañas de SEM y el adecuado apoyo de la actividad SEO se está viendo perjudicadas por la desatención que sufren los blogs de producto por parte de los Equipos de Dirección».

Director de Sistemas. «No me parecen razonables muchas cosas, pero interrumpir una reunión programada o compartir abiertamente estas desavenencias con los proveedores aquí presentes, ¡Vaya!, pero lo peor, es venir con este rollo de la venta online cuando somos una empresa con más de 70 años de reconocido prestigio entre los más grandes distribuidores del canal retail».

 ¿Por dónde comenzar? Por el Modelo de Negocio

No se si estarás de acuerdo, pero el ser humano es tozudo y seguimos construyendo la casa comenzando por el tejado. Entonces, ¿Por dónde comenzar? No parece descabellado hacerlo por el Modelo de Negocio. Últimamente he tenido la curiosa experiencia de preguntar a un consejo de dirección sobre su modelo de negocio y lo he hecho con tres preguntas básicas:

1.- ¿A quién te diriges? ¿A qué cliente o grupos de clientes?

2.- ¿Cuál es la propuesta de valor que tienes identificada para ellos? ¿Qué valor se deriva de tu producto o servicio?

3.- ¿Cómo monetizas ese valor que aportas?

Lo curioso de las respuestas, es que en más de una ocasión los matices eran tan dispares, que parecía no haber dudas de que entre ellos no tenían claro cuál era su Modelo de Negocio. Si a esta disparidad de modelos le incorporamos un desconocimiento de los Ecosistemas como revolución de los mercados, cómo se crea valor en ellos, cómo se aplica la interdependencia y la colaboración, cuáles deben ser los partners, etc. (Fuente McKinsey: «La mayoría de las industrias o sectores tradicionales serán reemplazados por los Ecosistemas Emergentes en el 2025»), y una experiencia novel o desafortunada con las Plataformas, (el 70% del negocio mundial está embarcado en plataformas), al tiempo que se desconoce cómo activar el efecto de red, cuáles son las reglas de las plataformas, lados y estrategias de ignición, trade off de reglas…

Este panorama volverá a llevarnos a un terreno incierto

Esto volverá a llevarnos un terreno incierto en el que seguimos avanzando e invirtiendo como una gallina sin cabeza (seguidores de las cinco fuerzas de Porter). Por más que lo nieguen todos los que tuvieron un pasado glorioso en el mundo de la empresa,  gloria que es una pesada mochila de “Legacy” que les llevará  inexorablemente a la muerte de la rana, envanecida en el calentito de sus éxitos pasados, mientras chequean los apuntes que tomaron en su programa de Alta Dirección sin entender cómo aplicando Michael Porter nos sigue yendo regular.

Si las Plataformas y los Ecosistemas te quedan lejos, entonces ni te pregunto sobre Modelos de Negocio de innovación, Creación de Valor, Palancas de Innovación; eso sí, sigue adelante con la reunión de integración del CRM con el ERP y una herramienta de BI como base para poner en marcha una futura iniciativa de Machine Learning.

«Cuando no se sabe dónde se va, ningún viento es favorable». Sin modelo de negocio no hay paraíso.

La importancia de trazar una Estrategia Digital

Aquí puedes volver a ver el Café Extra que organizamos con Xtrared, y en el que reflexionamos de la importancia de trazar una Estrategia Digital para el éxito de tu empresa.