La necesidad de parar

Estamos habituados a un ritmo de vida que, visto desde fuera, es frenético, vertiginoso. Por lo general, no somos conscientes de esa velocidad endiablada. Es lo habitual, lo que tiene que ser; estamos sencillamente acostumbrados. Solo cuando el cuerpo nos da un serio aviso nos damos cuenta —y muchas veces, ni aun así— [...]